El zorro y la cigue a.pdf

El zorro y la cigue a

. Colectivo

none

Hacía mucho tiempo que la zorra y la cigüeña no se veían y un día se encontraron por casualidad. La cigüeña era una gran señora, pero a la zorra no le gustaba que fuera tan presumida y pensó hacerle una broma pesada. Después de platicar un rato, dijo la zorra: 27/02/2019

1.65 MB Tamaño del archivo
9788853608932 ISBN
Gratis PRECIO
El zorro y la cigue a.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.watchnews.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

10 Nov 2018 ... La zorra y la cigüeña es una fábula de Esopo, reescrita por Jean de la Fontaine y Samaniego, en francés y español respectivamente. Aparece ... 16 Ene 2018 ... Presentando la fábula el zorro y la cigueña para sus niños de kindergarten. La fábula de el zorro y la cigueña es una de las fábulas más ...

avatar
Mattio Mazios

21 Oct 2015 ... Highlight of the week certainly was yesterday's meeting up with Frank “Zorro” halfway in our regular cigar lounge at Pitter's in Cologne.

avatar
Noe Schulzzo

Hacía mucho tiempo que la zorra y la cigüeña no se veían y un día se encontraron por casualidad. La cigüeña era una gran señora, pero a la zorra no le gustaba que fuera tan presumida y pensó hacerle una broma pesada. Después de platicar un rato, dijo la zorra: 27/02/2019

avatar
Jason Statham

EL ZORRO Y LA CIGÜEÑA Un día, el zorro invitó a la cigüeña a comer un rico almuerzo. El zorrito tramposo sirvió la sopa en unos platos chatos, chatísimos, y de unos pocos lengüetazos terminó su comida. A la cigüeña se le hacía agua el pico, pero como el plato era chato, chatísimo, y su pico era largo, larguísimo , no consiguió ...

avatar
Jessica Kolhmann

Pero cuando el señor Zorro quiso empezar a comer vio qu e la comida estaba servida en un recipiente de cuello largo y boca estrecha. El pico de la señora Cigüeña pasaba muy bien por ella, pero no el hocico del señor Zorro, que tuvo que volver a su casa sin haber podido probar bocado, con las orejas gachas, apretando la cola y avergonzado, como si, con toda su astucia, le hubiese engañado una gallina.