Bienes y codicia.pdf

Bienes y codicia

Ingrid Noll

Durante sus años de bibliotecaria, Carla ha soñado a menudo en su futura existencia como pensionista: pasará por fin a ejercer como lectora, dedicando -como siempre ha deseado- largas horas a esa actividad, cómodamente apoltronada en su butaca y sin que nadie la moleste. Finalmente ve llegado ese momento cuando, al cumplir los sesenta años, abandona su puesto en la biblioteca municipal y se jubila. Con alguno de sus compañeros de trabajo sigue manteniendo un contacto esporádico, pero todo cambiará después de recibir una invitación que tendrá para ella importantes consecuencias. En el transcurso de un «desayuno de tenedor», Wolfram, un antiguo colega de la biblioteca, viudo sin descendencia y enfermo terminal de cáncer, le plantea una insólita oferta que no deja de resultar bastante tentadora: si Carla accede a ocuparse del entierro y de que en su lápida figure una inscripción, heredará una cuarta parte de su patrimonio. Si además se compromete a cuidar de él hasta el momento de su muerte, le corresponderán la mitad de sus bienes. Sin embargo, no acaba ahí su atrevida propuesta: si ella le liquida de acuerdo con sus deseos cuando Wolfram lo solicite heredará toda su fortuna, incluida una mansión de tres plantas en Weinheim... Eso acabará definitivamente con la tranquilidad que tanto anhelaba la bibliotecaria retirada.

BBMP, LV, 1979 LA DESORDENADA CODICIA DE LOS BIENES ÁGENOS limita la intención del texto, que dice: «Y en dando con el lance, luego dicen [los corchetes] el Pater noster por el alma que prenden, No codiciarás los bienes ajenos. La advertencia de Dios se refiere a los deseos, no a las necesidades, sino a la envidia, a la codicia por la posesión, cuyas consecuencias son la infelicidad, el odio, la mala hierba del egoismo y la soberbia.

4.54 MB Tamaño del archivo
9788477653028 ISBN
Gratis PRECIO
Bienes y codicia.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.watchnews.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Estos bienes son disputados y distribuidos en el marco de competencia de la polis de acuerdo a principios de mérito e igualdad. Pero el codicioso, movido por el ...

avatar
Mattio Mazios

Leer Libro Completo: Bienes y codicia de Ingrid Noll, Monipenny y LTC: escaneo y corrección del doc original | NOVELA ONLINE GRATIS BIENES Y CODICIA, NOLL, INGRID (1935), 17,00€. Durante sus años de bibliotecaria, Carla ha soñado a menudo en su futura existencia como pensionista: pasará p...

avatar
Noe Schulzzo

Bienes Y Codicia (Narrativa): Amazon.es: Ingrid Noll: Libros. Saltar al contenido principal. Prueba Prime Hola, Identifícate Cuenta y listas Identifícate Cuenta y listas Pedidos Suscríbete a Prime Cesta. Libros Ir Buscar Los Más Vendidos Ideas ...

avatar
Jason Statham

Sinopsis de BIENES Y CODICIA Durante sus años de bibliotecaria, Carla ha soñado a menudo en su futura existencia como pensionista: pasará por fin a ejercer como lectora, dedicando como siempre ha … codicia(Del bajo lat. cupiditia < lat. cupidus, codicioso < cupere, codiciar.) 1. s. f. Ansia de riquezas la codicia le producía un ansia frenética por arrebatárselo todo. ambición, avaricia, avidez 2. Deseo vehemente de algún bien material o espiritual codicia de poder. ansia, avidez, deseo 3. TAUROMAQUIA Característica del toro que persigue y ...

avatar
Jessica Kolhmann

Bienes y codicia – Ingrid Noll. Durante sus años de bibliotecaria, Carla ha soñado a menudo en su futura existencia como pensionista: pasará por fin a ejercer como lectora, dedicando -como siempre ha deseado- largas horas a esa actividad, cómodamente apoltronada en su butaca y sin que nadie la moleste.