De la diosa a maría.pdf

De la diosa a maría

Joaquim CamposHerrero

El gran impacto causado por la Virgen María en la historia del cristianismo constituye un hito de primer orden. Su culto incluye sin duda un ingrediente vital, capaz de proyectar y enaltecer su imagen más allá de los lindes en los que la encuadran las Sagradas Escrituras. Ya en los Evangelios Apócrifos y posteriormente en los Padres Apostólicos, sus perfiles se redimensionan de modo significativo. También la piedad que despierta se colorea con tonalidades emocionalmente muy marcadas, llegando a condicionar la veneración que se le otorga. A través de una dilatada historia vemos concurrir en su figura un lote de significados especiales, capaces de enraizarla con la realidad más íntima y las esperanzas más profundas del género humano. Nadie como C.G. Jung, en sus hipótesis sobre los arquetipos, ha sabido formular una respuesta más adecuada al caso. Lo hace partiendo de su teoría sobre los arquetipos. Estos son para el autor revelaciones del alma cuyas manifestaciones simbólicas nunca desaparecen de la actualidad psíquica

No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, y reinará en la casa de Jacob eternamente, y su reino no tendrá fin.

8.72 MB Tamaño del archivo
9788498837476 ISBN
De la diosa a maría.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.watchnews.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Es el día de la diosa Iemanja, la deidad que habita en el mar. ... históricas la sincretizaron con la imagen de la Virgen María de la religión Católica, Iemanja ...

avatar
Mattio Mazios

A sus 24 años, la joven ha conquistado a miles de personas con su carisma, talento y belleza. María compartió en su cuenta de Instagram tres fotografías en las que aparece posando sin sostén y en tanga tomadas por Gustavo Mármol, un fotógrafo que admira el talento de María frente a las cámaras. La célebre tenista rusa María Sharapova, la misma que se hizo mundialmente famosa tras ganar el torneo de Wimbledon de 2004 con sólo 17 años, no sólo llamó la atención a principios de este milenio por su talento con la raqueta, sino que también por su gran belleza, lo que le valió ser bautizada por la prensa como “la diosa del tenis” mundial.

avatar
Noe Schulzzo

Alfonso tardó 16 años en redactar Las Glorias de María, en las que hace impecable gala de los honores de la Madre de Dios y destaca la noble piedad mariana, así como su poder de intercesión. Comenzó a escribirlo cuando tenía 38 años de edad y lo terminó a los 54. A lo largo de sus años fue perdiendo los sentidos de vista y oído.

avatar
Jason Statham

Las palabras de María en su "Magníficat" (Lucas 1:46-55) revelan que nunca pensó de sí misma como "inmaculada" y merecedora de veneración, sino que dependió de la gracia de Dios para la salvación: "Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador". Sólo los pecadores necesitan a un Salvador, y María reconoció esa necesidad en sí misma. Pronto María se va a casar con un hombre llamado José. Pero cuando José sabe que María va a tener un bebé, no cree que debe casarse con ella. Entonces el ángel de Dios le dice: ‘No temas tomar a María como esposa. Pues Dios es quien le ha dado un hijo.’ Así que María y …

avatar
Jessica Kolhmann

15/08/2020 Sierva de Dios María de Vallées María de Vallées nació el 15 de febrero de 1590 y murió en 1656 en Francia. Recibió muy tempranamente los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación, momento desde el cual se entregó completamente a la divina voluntad.