El lobo y los siete cabritillos.pdf

El lobo y los siete cabritillos

Colectivo

Una colección de cinco libritos que contienen la gran selección de los cuentos clásicos más conocidos y que tanto gustan a los pequeños lectores. Este volumen contiene El lobo y los siete cabritillos, La bella durmiente, El satrecillo valiente y Pulgarcita.

05/03/2014

4.24 MB Tamaño del archivo
9788466230964 ISBN
El lobo y los siete cabritillos.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.watchnews.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

... pensado para los pequeños lectores. La tierna historia de Los siete cabritillos y el lobo contada con sencillez e ilustraciones a todo color con bonitos brillos.

avatar
Mattio Mazios

Y ella y su hijo buscaron y buscaron en el bosque, hasta que mamá cabra vio a lo lejos, dormido junto al árbol, al lobo. “Tú espera aquí escondido y en silencio”, le dijo al cabritillo. “Sí, mamá”, obedeció el pequeño. Mamá cabra se acercó sigilosamente al lobo, sacó unas tijeras del bolsillo y le abrió la barriga.

avatar
Noe Schulzzo

k les guste tanto como a mi hermanitooo!!! jejejejeje El Lobo y los Siete Cabritos | Cuentos para dormir

avatar
Jason Statham

Achetez et téléchargez ebook El lobo y los siete cabritillos (PRIMEROS LECTORES (1-5 años) - Cuentos clásicos para leer y contar) (Spanish Edition): ...

avatar
Jessica Kolhmann

Había una vez una mamá cabra que tenía siete cabritillos. Un día, se fue a buscar comida, y dejó a sus hijos en casa, jugando alegremente. Pero, ¡ah!, el malvado lobo, que siempre estaba al acecho, enseguida llamó a la puerta.